El Barça pierde el control

Barcelona Noticias

Fue tan solo un minuto, un fugaz instante de incertidumbre. El que fue del gol de Rochina al pitido final. Sesenta segundos de angustia, de nerviosismo. La consecuencia de un segundo tiempo nefasto en el que el Barcelona perdió claramente el control del encuentro. El Levante llegó, con frecuencia y con peligro, y demostró que el Barça de Setién tampoco ha aprendido a dominar los partidos.

Pocas veces se verá al conjunto azulgrana acabar con un único delantero. BusquetsRakitic Frenkie De Jong fueron los centrocampistas elegidos para iniciar el choque ante el Levante. En la segunda mitad, con un Levante profundo y dominante, Setién optó por dar entrada a Sergi Roberto por Griezmann. Era el minuto 71. Ocho después, Arthur entró por De Jong. Siete más tarde, se fue Ansu Fati y entró Riqui Puig.

Cinco centrocampistas… y un solo punta

Setién llegó a juntar hasta cinco centrocampistas. Ni con esas logró contener a un Levante convencido de hacer daño al Barça. Los de Paco López dispararon cinco veces a puerta. En 45 minutos llegaron a crear tres ocasiones clarísimas: un dos contra uno que Morales resolvió mal y que finalizó Rochina con un disparo a placer a las nubes; un disparo a quemarropa de Hernani que sacó Ter Stegen y un mano a mano de Roger -previo regalo de Arthur- que el delantero mandó por encima del larguero.

Como sucediera en Mestalla, al Barça le llegaron con demasiada claridad, con excesiva frecuencia. Superada la primera línea de presión azulgrana, el Levante encontraba poco menos que una autopista en el horizonte. Demasiados huecos, mucho riesgo y una sensación de fragilidad constante.

Y todo eso, con un mediocampo superpoblado. Con todos los abanderados del fútbol control sobre el verde. Con un sistema cuya razón de ser es precisamente esa: alta posesión para tener siempre el partido bajo control. Justo lo que le faltó en la segunda parte frente al Levante o en su visita a Mestalla. Ni con Setién el Barça ha conseguido recuperar esa fiabilidad que hizo de su centro del campo el más admirado del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *